Palabras de Sergio Espinoza ante el monumento en homenaje a Twain y Darío*


Poeta Hernán Morales de San Jorge (Macau), Toshihiro Motomura de Japón, Vilma Vílchez del comité organizador, poeta Carlos Manuel Vílchez Castillo de Rivas, Leonel Lacayo Maliaño, presidente de los poetas de Rivas, poeta Melisa Machado de Uruguay, poeta Ario E. Salazar (Salvadoreño-norteamircano), una acompañante inglesa, Francisco Larios nicaraguense-estadounidense, poeta Mihaela Moscaliuc (rumanía), poeta Rolando Kattán de Honduras y una bella poeta palestina. Sentados Sergio Espinoza representante del festival en Rivas y la poeta Ana Chamorro de Holmann de San Juan del Sur.

Poeta Hernán Morales de San Jorge (Macau), Toshihiro Motomura de Japón, Vilma Vílchez del comité organizador, poeta Carlos Manuel Vílchez Castillo de Rivas, Leonel Lacayo Maliaño, presidente de los poetas de Rivas, poeta Melisa Machado de Uruguay, poeta Ario E. Salazar (Salvadoreño-norteamircano), una acompañante inglesa, Francisco Larios nicaraguense-estadounidense, poeta Mihaela Moscaliuc (rumanía), poeta Rolando Kattán de Honduras y una bella poeta palestina. Sentados Sergio Espinoza representante del festival en Rivas y la poeta Ana Chamorro de Holmann de San Juan del Sur.

Estamos frente al “Monumento en honor a Rubén Darío, príncipe de las letras castellanas y a Mark Twain, pionero de la literatura estadounidense, célebres escritores del siglo XIX del continente americano”.

Aprovecho para aclaro, esta escultura es ficción, solo existe en la mente de sus creadores, porque no hay un “durante”. “Antes” Twain, 29 de diciembre de 1866, “después” Darío 27 de abril de 1886, entonces, hablamos de un suceso no posible en el tiempo porque nos lleva a la nada, porque hay una escisión en la temporalidad.
Por tanto, no traten de armar racionalmente la historia, porque Darío no había nacido cuando Twain toca puerto. Es decir no vinieron tomados de la mano y se sentaron es esta banca “durante” la espera de un barco. Esta es una situación absurda. Déjenme decir esto como filósofo: es un monumento de “causa falsa” o una escultura de “conclusión inatingente” y en la cosmovisión poética una magia de la libertad creadora del artista rivense Arnoldo Guillén, originario de la isla de Ometepe.
Aprovecho la ocasión para hacer mi crítica de arte como periodista cultural: Es una obra de arte alternativo de tres piezas. En la creación el artista plástico diseña un espacio al centro de la banca donde los visitantes podrán sentarse, con el elemento de participación del público, en armonía con las exigencias de las redes sociales y era digital, propicia para un selfie histórico-literario. Por eso los invito después a tomarnos un auto retrato cultural para la posteridad con dos grandes de la cultura hispana y anglosajona.

La poeta Ana Chamorro de Holmann de San Juan del Sur (sentada) y en uso de la palabra Sergio Espinoza quién escribe.

La poeta Ana Chamorro de Holmann de San Juan del Sur (sentada) y en uso de la palabra Sergio Espinoza quién escribe.

*Coordinador de la XIII edición del Festival Internacional de Poesía de Granada 2017, en Rivas, realizado en la ciudad puerto turístico de San Juan del Sur; el día viernes 17 de febrero de 2017. Fuimos “anfitriones de una de las más extraordinarias fiestas de la poesía en América” y llevamos a los nueve poetas participantes al recién inaugurado monumento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s