Las 3 D


Martín Montiel

Martín Montiel

Por: Martín Montiel

Un estudio realizado revela que la mayoría de las empresas familiares  mueren al poco tiempo de haber sido fundadas. Nosotros en nuestros años de experiencia creemos que hay muchas razones, una de ellas es por falta de creatividad al ofertar un mal servicio, otras por algún endeudamiento con los bancos  y la mayoría de ellas por no preparar la sucesión familiar.

Si revisamos algunas empresas familiares, pocos padres o casi ninguno de ellos piensa en la sucesión de la empresa; si  algunos hijos o familiar le toca el tema y se le pregunta… esa idea no parece gustarle, por el simple hecho de que los adultos pensamos en que no nos podemos enfermar o morir de un momento a otro y si cualquiera de esas dos cosas pasara, allí comienza la debacle, por la simple y sencilla razón  de no haber entrenado con anticipación al familiar, llámese hijo o a la persona indicada para esos casos.

 

Por ello los entendidos en esta materia enfatizan en las 3D:

Disciplina.

Determinación.

Dedicación.

Hacemos énfasis en la dedicación, primero nos dedicamos a  formar la empresa, después a desarrollar y mantenerla, llevándola a lo más alto posible con disciplina y determinación; de los posibles sucesores, he ahí el olfato de quién o quiénes.

También no hay que pasar por alto el otro factor importante donde las empresas mueren por el sistema financiero.

Altos intereses

Los intereses en el sector financiero para la micro y pequeña empresa han sido una pesada carga. Empresas que comienzan a emerger y en el camino se quedan en rojo hasta que caen en el endeudamiento y cierre definitivo. Personalmente me di cuenta de casos, porque estuve muchos años  como miembro directivo de la Cámara de Comercio de Rivas adscrita al Cosep  y miembro socio del Instituto Nacional de Desarrollo (INDE).

Recuerdo que hace muchos años anduvo aquí en Rivas  en campaña  proselitista un doctor de apellido Alvarado, ese mismo  que ahora es diputado. Estaba en mi oficina y llegó una avanzada del doctor y me pidieron que si podían entrar en mi oficina y atenderlo,  yo les dije que sí. Minutos más tardes  de repente me veo rodeado por muchas cámaras televisoras nacionales y después de saludarnos me pregunta: ¿Usted me conoce? Sí, le dije, desde hace mucho tiempo pero por televisión, y hasta hoy que tengo el gusto de conocerlo personalmente, el doctor me pregunta ¿usted votaría por mí? hice una pausa y un silencio de unos cinco segundos, por lo que insiste, ¿usted votaría por mí y mi proyecto? Me siguen enfocando las cámaras.

Aprovecho el momento, me pongo de pie y le digo: Mire doctor, yo pertenezco a la micro, pequeña y mediana empresa y con mucho gusto votaría por usted, si llevara en su proyecto una revisión profunda del porqué el sistema financiero cobra tan altos intereses a este sector que es muy importante para el desarrollo de nuestro país,  recuerde doctor que este  sector es el  que más genera empleo formal e informal… De repente las luces de las cámaras que enfocaban a mi cara se apagaron, todavía encandilado busco al doctor, pero él y su equipo ya no estaban en mi oficina, salió sin despedirse.

Resolver

Es hoy,  año 2017, y sigo en espera de ver en los canales de televisión nacionales mis declaraciones que muy amablemente le di al estimado doctor, pero igual lo digo ahora: resuelvan los altos intereses financieros del sistema bancario para las pequeñas y medianas empresas. ¿Por qué no? Las esperanzas son las últimas que se pierden.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s