Adagios, refranes o dichos vernáculos


Adolfo Morice Gallegos

El que ha sido quemado con leche hasta la cuajada sopla.

El que por su gusto muere que lo entierren parado.

El que parpadea pierde.

El que ríe por ultimo ríe mejor.

El que no cae, resbala.

El que no llora no mama.

El que tiene más galillo traga más pinol.

Más vale ponerte rojo que verde después.

Más vale creerlo que averiguarlo.

Más vale solo que mal acompañado.

Lo que no se va en lágrimas, se va en suspiros.

Lo que no se roban los ladrones perece en los rincones.

Lo que viene liso no trae arrugas.

Nadie nace aprendido.

Nadie es profeta en su tierra.

Nadie muere en la víspera.

Nadie sabe para quién trabaja.

Nadie nace aprendido.

Una vieja queriendo es como un ranchito ardiendo.

Ni tan bonita que admire ni tan fea que espante.

Unos a la bulla y otros a la cabuya.

Algo es algo dijo el calvo cuando le nació un pelito.

El niño llorón y la china que lo pellizca.

El golpe avisa y la sangre enseña.

El ciego porfiado, limosna de palo.

En el camino se arreglan las cargas.

Espaldas vueltas, memorias muertas.

Solo uno sabe dónde le aprieta el zapato.

Mala hierba nunca muere.

Todo cepillo muere pelón.

Músico pagado no toca buen son.

De músicos, poetas y locos todos tenemos un poco.

Si el licor perjudica tu trabajo, deja tu trabajo.

No hay que confiar en cielo estrellado, ni amigo reconciliado.

No solo es soplar y hacer botellas.

Aré lo que pueda.

No me alegro porque viniste sino porque no has venido.

Regresando nunca se llega.

Nunca es tarde si la dicha llega.

Sobre gustos no hay nada escrito.

El amor no quita conocimientos.

Ojos que no ven, corazón que no siente.

Cuentas claras conservan amistades.

 

Con juegos

Ni te movás que estas ponchado.

Ni te corrás que sos out en home.

 

Con comida

Nunca falta un pelo en la sopa.

A falta de pan, buenas son cemitas.

Con buen hambre no hay mal pan.

Pan para hoy, hambre para mañana.

En la boca del horno se quema el pan.

La mujer es como el queso, nunca pierde su precio.

Solo la cuchara sabe el mal de la olla.

Mucho jamón para un par de huevos.

Un indio menos, un plato más.

Nunca falta un pelo en la sopa.

El banano se come pelado.

De golosos y tragones están llenos los panteones.

Se juntó el hambre con las ganas de vivir.

 

Con animales

Camarón que se duerme se lo lleva la corriente.

Según la palmada es el zancudo.

El gallo viejo con el ala mata.

El chancho aunque se esconda el viernes, muere el sábado.

Los lunes ni las gallinas ponen.

Lo que es bueno para el ganso es bueno para la gansa.

A echar pulgas a otra parte.

Donde hay dos que bien se quieren, con solo uno que coma basta.

No hay que gastar pólvora en zopilotes.

 

Con religión

Sacristán que vende cera, la toma del altar o se la saca del oído.

Mal paga el diablo a quien bien le sirve.

Muchos son los diablos y poca el agua bendita

Atenete al santo y no le recés.

Algo tiene  el agua que hasta la bendice.

La mentira tiene patas cortas.

Músico pagado no toca buen son.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s