“Canta Trina canta”, teatro para niños


Salón de los Cristales del Teatro Rubén Darío.

Por Sergio Espinoza Hernández.

La presentación del libro de teatro para niños del dramaturgo rivense Pedro Quiroz Sevilla, originario de Cantimplora, municipio de Belén, se realizó en el Salón de los Cristales del Teatro Rubén Darío, como inicio de la exposición de teatro 2017.

El acto de inauguración de la Expo Teatro 2017 se realizó el 27 de marzo con una asistencia de teatristas, actores, productores escénicos, promotores de la cultura y dramaturgos. La ceremonia era presidida por el Arquitecto Luis Morales Alonso, director del Instituto Nicaragüense de Cultura, y Cairo Amador, de parte del Foro Nicaragüense de Cultura.

La obra “Canta Trina canta. Cinco textos de teatro para niños y jóvenes” es patrocinada por el Foro Nicaragüense de Cultura y la Asamblea Nacional, con prólogo de Salvador Espinoza Moncada, de 148 páginas.

El libro fue presentado por Salvador Espinoza, quien comenzó por semblantear al autor desde 1975, cuando Pedro Quiroz y los hermanos Víctor y Félix Peña comienzan a expresarse  en un escenario a manera de teatro en el corral, con palos y sacos macen para delimitar el espacio y poder cobrar entre sus primos y vecinos. Al año siguiente llegó Allan Bolt y Jaime Weelock, los que entre otras cosas promovieron lo que se conoció como teatro popular como arma ideológica. Con el triunfo de la revolución en los años 80 varios organismos llegaron al emblemático Cantimplora en el municipio de Belén, incluido el Movimiento de Expresión Campesina Artística y Teatral (Mecate), y desde luego Alforja con su educación popular y nuevo liderazgo con sede en Costa Rica.

A Pedro lo mandó a traer Alan Bolt para trabajar en el Departamento de Teatro del Ministerio de Cultura y estudiar en los talleres de teatro impartidos en Matagalpa, donde surgen como fruto los colectivos Nixtayolero y Teyocoyani. “En ambos colectivos Pedro Quiroz trabajó como actor en el primero y director en el segundo. Sus estudios y práctica de este nuevo teatro, le permitieron trabajar el método de la creación colectiva, sin descuidar el trabajo del dramaturgo, que finalmente daba una concepción y estructura al espectáculo”, dice Espinoza.

En el amplio Salón de los Cristales, Salvador Espinoza Moncada, quien actualmente funge como subdirector del Teatro Nacional Rubén Darío y miembro de la directiva del Foro Nicaragüense de Cultura, desde el podio convertía el encuentro en un homenaje a Pedro Quiroz, autor de las obras de teatro “Los ojos de don Colacho”, “La mota blanca”, “La danza de los zopilotes y la obra infantil “Las aventuras de Pulgarcito”, adaptador del cuento universal “El principito”, al licenciado en arte y letras graduado en la UCA en 1992.

Sobre este nuevo libro, Salvador Espinoza reconoció que cuatro de los cinco textos “han sido llevados a escena… por diferentes agrupaciones, entre ellas Teatro Cadejo, Compañía Nacional Infantil de Teatro y Títeres de Nicaragua (ya desaparecida) y Teatro Estudio de Nicaragua bajo la dirección de César Paz”. 

Al hacer su valoración de los cinco textos,  el también actor y productor artístico Salvador Espinoza dice en el prólogo: “Se trata de un teatro cuyos protagonistas son los propios niños y niñas. Se trata de un teatro que al final de cada texto, el público se ve reflejado en él; y este es el camino para atraer a una afición, porque encuentra cosas que le suceden a él, o que ha vivido. Son piezas de una indudable calidad y peso, tanto literario como teatral, belleza y arquitectura teatral en equilibrio”.

Agradecimiento

Pedro Quiroz se hizo acompañar de su esposa, hijos, hermanos y amistades del barrio San Francisco, rodeado de colegas teatristas.

Al tomar la palabra agradeció a los que hicieron posibles la publicación, especialmente al Foro Nicaragüense de Cultura, a su colega Salvador Espinoza y a los que estaban presentes “a ustedes por acompañarnos en esta aventura de adentrarnos por los caminos de la literatura dramática orientada a la infancia y adolescencia”.  Acto seguido procedió a explicar oralmente sus cinco libros uno por uno, pese a que llevaba por escrito su discurso, solo para demostrar a los suyos, que estaba sano después de sufrir recientemente un derrame cerebral que lo dejó sin identidad, lo que arrancó aplausos entre los asistentes.

Portada, libro de 148 páginas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s