Juan Flores, la voz campesina y secretario del Concejo


Por: Julio Salvador González

Es una calurosa tarde de abril cuando ingresamos a la climatizada oficina de Juan José Flores, secretario del Concejo Municipal de Rivas; nos recibió con su característica sonrisa y después de darle a conocer nuestro propósito de relatar su vida, sueños, logros y tristezas… comenzamos la entrevista.

Corría el año 1958, cuando en el barrio Popoyuapa, hoy famoso por el santuario de Jesús del Rescate, nace en una humilde casita, de la unión de hecho estable de don Adán Torrentes con la señora Carmen Flores; el ahora hombre de radio, Juan José Flores, conocido popularmente como Juan Catalino Flores, que llegó a destacar en el ambiente radial de la cuarta región por la oportunidad que le brindara en su momento el precursor de la radiodifusión rivense, el ingeniero José María Cuadra Ramírez, Chemita.

Familia

Mi niñez fue de mucha pobreza, ya que éramos 15 hermanos, y en Popoyuapa las labores en ese tiempo eran de campo, recuerdo que los hermanos mayores tenían que ayudar a los padres en las labores agrícolas y yo como era uno de los menores, pues no me ocupaban, pero recuerdo que mi primer trabajo, en los años 60, siendo un niño, fue recolectar mangos en las veredas, para que mi abuelita María Flores los llevara hasta San Juan del Sur, donde los cambiaba por pescado, para poder sobrevivir.

Zafrero

Pasado los años, ya casi jovencito, en el año 1977, recuerdo mi primer trabajo, podríamos decir en serio, cortaba y recolectaba caña de azúcar para el ingenio de Potosí. Cuando me tocaba descansar, tomaba un trozo de caña y lo utilizaba como micrófono, solito narraba un imaginario partido de beisbol, ya que desde niño, gracias a un maltratado radio de la casa, me gustaba escuchar las transmisiones hechas por Sucre Frech, Armando Proveedor y Carlos Pérez Meza en la Estación X.  Se me había convertido, más que un sueño, en una obsesión el  narrar  frente a un micrófono.

Radio Rumbos

Recuerdo, Julio, que en mi barrio había una placita llamada Candelaria, donde todas las tardes se jugaba béisbol con bola de calcetín y yo me ponía a narrar. Una vez, ya como de 21 años, me decidí y me fui donde don Chema Cuadra, dueño de la hoy Radio Rumbos y cuya planta transmisora estaba en La Flor Blanca, su director en ese entonces, don Enrique Vásquez Espinoza, originario de Granada, ya fallecido.

Don Chema me recibió y le conté mis deseos de ser locutor de radio, entonces me envió donde don Enrique Vásquez y me metió en una cabina para que practicara, me facilitó un audífono y un diccionario. Días después don Enrique me envió a dar la hora,  fue mi primera experiencia formal ya en radio, estaba de controlista Estela Montiel de Popoyuapa.

El Mañanero

Posteriormente hice trabajos en programas especiales de 15 minutos, cuando era el Día de la Madre o en cumpleaños, y así comencé a entronizarme en el ambiente, para continuar con los programas campesinos en la madrugada, a las 4:00, que se llamaba El Mañanero y por la tarde,  a las 2:00, El Mensajero. Comenzó la guerra del 79, entonces la administración de la radio tuvo que reducir el personal y posteriormente se cerró, ahí me fui yo.

Frente Sur

Cuando terminó la guerra, la radio se reabrió con el nombre de Radio Rumbos Revolucionaria. El Frente Sandinista me retoma y me dice que me reintegre a trabajar. Se hizo un concurso con la población para darle un nuevo nombre y ganó el nombre de radio Frente Sur, que lo llevó por muchos años. Trabajé con Henry Vado, Pablo Lara, Miguel Hernández, Cecilia Cruz, Martínez Cabrales y otros.

Diriangén

Posteriormente se hizo una radio regional con el nombre de radio Diriangén, cuya sede era la ciudad de Granada, tuve que trasladarme con Henry Vado, para continuar él trabajando, que era mi pasión. En Granada, continué con  los programas campesinos, en el mismo horario…  duré 7 años.

Devuelta

Don Chema ya que había recuperado la radio y le vuelve a poner el nombre original de radio Rumbos. Un fin de semana que platiqué con él, me propuso que me viniera a su radio donde había comenzado y que no continuara viajando a Granada, le respondí que yo era militante del Frente Sandinista y él me contestó que no importaba, que él me traía para trabajar, no para hacer política; por lo que acepté dado el cariño que siempre le guardé a don Chemita. Recuerdo como que fuese hoy cuando reinicié en la Rumbos, porque él tomó la palabra y al aire me dio la bienvenida, y vos sabés Julio que don Chemita era huyón al micrófono.

Correo 810

Amanecer del Campo, el programa de la madrugada, estaba establecido, lo dirigía Leonel Somarriba y el de la tarde tenía el nombre de Correo 810, que era la frecuencia en AM de la emisora, y ahora se  llama Correo 96.9, que es la frecuencia de la radio en FM, ambos programas lo retomé.

Corresponsal

Para la radio Rumbos hice de corresponsal campesino, traía entrevistas con agricultores, con dueños de fincas y gente del campo.

Sinclair

Inventé en Granada el personaje Sinclair Matute, la voz de un viejito campesino y cuyo nombre me lo dio mi gran amigo Ramón “El Cacique” Barboza, me permitió hacerle programas especiales a instituciones ligadas a la agricultura como el Magfor, el Inta y los Polos de Desarrollo.

Ese personaje caló en el campesinado. Recuerdo una vez que andaba con don Salomé Espinoza y llegamos donde un campesino y me presentaron, y el dueño de la finquita nos solicitó que pasáramos al regreso y cual fue mi asombro que al pasar me dio dos gallinas indias, y me dijo: “hágame el favor don Juan, de agarrar una y darle la otra a don Sinclair Matute y me lo saluda”.

Lector

La vida en radio ha sido tan buena conmigo, que además tuve la oportunidad de ser lector de comerciales en las transmisiones de béisbol. Inicié en Granada con el staff de radio Diriangén, integrado por Ramón “El Cacique” Barboza, Gabriel Obando Corea y  Freddy Pavón Pineda. También leí comerciales en las transmisiones de Rumbos, con “El Bachiller” Armando Hernández y también con vos cuando  eras el encargado de transmisiones de béisbol. Recuerdo que me decían, hasta don Chemita, que me hiciera narrador,  y vos sabés que nunca le puse mente a la anotación del beisbol, parte fundamental para poder narrar y me metí.

Preparación académica

Estudié parte de la primaria en el turno nocturno del colegio Susana López Carazo, del barrio El Rosario de esta ciudad. Concluí la primaria en un proyecto acelerado que dio el Frente Sandinista en el colegio Fátima, por las noches.

Coradep me instruyó en cursos de locución, nociones de periodismo, redacción y otras materias, muy completo el curso donde adquirí más conocimientos, este curso lo llevé con Germán Avellán y Mauricio Tenorio, entre otros.

Actualmente estudio en la Universidad en Línea.

Política

Mira julio, yo estoy claro que la popularidad me la dio la radio, te permite una cercanía con la gente y lógicamente eso me sirvió para hacer carrera política local con mi partido Frente Sandinista, lo cual me tiene en el actual puesto de secretario del Concejo Municipal, por dos periodos consecutivos.

Cuando salía de trabajar en la radio, yo me iba a hacer mi trabajo político como militante del FSLN. Fui maestro de ceremonia en los actos del comandante Daniel cuando venía a Rivas, como un primero de mayo en el Ingenio Benjamín Zeledón.

Ahora cuando me llamaron para correr como concejal, disciplinadamente acepté y aquí estoy.

Perspectivas

Vieras como lamento que, tanto mi papá como mi mamá, no lograran ver mi sueño realizado de trabajar en radio, ya que él murió en Nueva Guinea y posteriormente mi madre en su barrio de Popoyuapa, al morir ambos, mi abuelita doña Feliciana Rivera me dio la mano y me quedé con ella, la que pudo ver mi progreso en la radiodifusión local.

Ya estoy a punto de cumplir los sesenta años,  por lo que pienso jubilarme, aunque no me sienta viejo, pero si el actual propietario de la radio, Enrique Cuadra, hijo de Chemita, considera que le continúe trabajando como contratado, lo haría gustoso. La radio es la que me da vida y te pongo como ejemplo que el programa de la madrugada, que inicia a las 4:00 de la madrugada, me desestreza del fuerte trabajo que actualmente me ocupa.

Yo agradezco a Dios todos los días, por lo bueno y lo malo que me ha dado en la vida. A mi esposa Elizabeth Ugarte, a mis 4 hijos, dos mujeres y dos varones, con los que mantengo excelente comunicación.

Culmino diciéndole a la gente que hay que seguir siendo siempre la misma persona, no olvidar de donde venís, conservar las amistades, que valen más que el dinero, y tener  siempre la confianza en nuestro Creador, que todo lo puede.

Juan José Flores.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s