Museo El Ceibo ahora con hotel y restaurante, todo en un solo lugar


Área de hospedaje con amplios jardines en favor del ecoturismo.

Por Sergio Espinoza Hernández

El Ceibo antes solo era un museo numismático y un museo de arqueología precolombina. Recientemente ampliaron las comodidades y ahora no solo es cultura antigua y moderna, sino también encuentra hotel y restaurante, paz y tranquilidad, todo en un solo lugar.

Para que nos hablara de las ampliaciones y de las nuevas piezas adquiridas conversamos con el visionario Moisés Ghitis Rivera, propietario y fundador de los dos museos, mientras hacíamos un recorrido por las instalaciones. Lo primero que nos actualizó es su lema empresarial: “somos un oasis de paz dentro de un oasis de paz, porque quedamos lejos de la carretera aquí tenemos paz, tranquilidad y cultura”.

Lo que no ha cambiado es la producción de la finca, al entrar se puede observar parcelas de tabaco y el ganado en pastoreo; como llegamos en tiempo de lluvia los potreros verdes y las platas vigorosas.

Ubicación: A 15 minutos del puerto de Moyogalpa, en la comarca Sacramento, a 8.2 km de Moyogalpa, isla de Ometepe, Rivas, Nicaragua.

 

Restaurante

El recorrido lo iniciamos por el restaurante, un ranchón con tres ambientes, una sala amplia para comedor, la otra un salón del bar y el área de la barra, donde ofrecen unos tragos exóticos: la chicha bruja hecha de maíz fermentado y el otro una versión de tequila nica hecha de arroz servido en unos cuernos de toro, el trago de cojoyo.

Cuando viene usted de visita al Museo El Ceibo compartimos un trago, el elipse de los dioses, el que usaban nuestros aborígenes y va a sentir el éxtasis que sentían nuestros antepasados”, dice Moisés, mientras ordena una ronda de tragos para los presentes a la joven bartender encargada de las atenciones.

¿Qué dicen los turistas sobre este nuevo trago? Moisés responde, con una sonrisa de oreja a oreja: “se van maravillados, tan maravillados que se llevan su media, a veces su botella y unos hasta un litro, o sea que les ha gustado y se sienten conectados con la cultura de nuestros antepasados e interrelacionan con las personas”.

 

Cultura mundial

Como su línea transversal es la cultura, la decoración del restaurante es multicultural, con adornos de África, Europa, América y Asia, con símbolos de diferentes religiones: católica, judía, musulmana y budista.

Ghitis explica: “la idea es que te sumerjás y que te identifiqués con nuestra cultura antigua de la isla y que también vos contribuyás a nuestra cultura, ya sea del país que sea que nos contés tu historia también, o sea queremos enseñarle a nuestra gente que todos tenemos parte de la verdad y que somos un todo, no creamos que solo nosotros tenemos la verdad, sino que la verdad está compartida en todos lados y queremos que todos nos culturicemos”.

 

Tarifa: El menú comprende desayuno, típico o americano, que oscila entre 3 y 4 dólares. Almuerzo variado de carne de res, cerdo o pollo a 10 dólares el plato con ensalada, arroz y tostones. En el bar se ofrece café, refresco o agua a 1 dólar; tragos desde whisky, tequila, ron nacional y artesanal de 2 a 3 dólares; una copa de vino a 5 dólares.

Sobre el menú Moisés aclara: “nuestra especialidad es comida de la casa, no tenemos un menú a la carta, usted viene y come lo que nosotros normalmente los isleños comemos, los ingredientes son  producidos  aquí en la isla, para que tengan un sabor isleño totalmente, este es el ángulo de restaurante”.

 

Hotel

Las habitaciones están esparcidas en el jardín boscoso de dos en dos, cómodas, usan camas wing. Hay habitaciones para cuatro camas, con aire acondicionado, agua caliente, televisión con cable y señal satelital, con las exigencias del visitante.

El hotel de ocho habitaciones tiene una capacidad máxima de 32 personas. Cuenta con una larga piscina. Los andenes están señalizados y los jardines ornamentados con petroglifo, para seguir el hilo conductor que es la cultura; te conecta al pasado de Ometepe en un contexto ecológico, con lo contemporáneo y el presente.

Tarifa: Varía dependiendo de las temporadas, anda desde 40 hasta 75 dólares la habitación.

 

Museo precolombino

Como coleccionista empedernido Ghitis continúa el incremento de piezas. Abrió el museo precolombino con 1,500 objetos en exhibición, ahora anda por las 2,000, más las que tiene en bodega. Moisés revela: “tenemos todavía 500 piezas guardadas porque no hay espacio. La excavación que se hizo hace años en  Los Ángeles la tenemos guardada, son tres cuerpos debidamente etiquetados, tres esqueletos que queremos exhibirlos pero un ambiente recreado. Se descubrió que existieron tres civilizaciones en la comunidad de Los Ángeles, nosotros hallamos las pruebas contundentes de que hubo tres civilizaciones en  distintos niveles de tierra en Los Ángeles”.

 

Museo numismático

Museo numismático, Ghitis en área de los billetes de miles, en tiempo de los ochenta.

El museo numismático es el mejor de los privados, solo superado por  la colección del Banco Central. Inicia con la primera moneda, el cacao de los indios de San Jorge y concluye con el córdoba. Todos buscamos el billete de mil recién en circulación y no estaba, desactualizada la colección. Algunos de los billetes de los ochenta están autografiados por el general Humberto Ortega y Bayardo Arce.

Sobre el incremento de pieza Ghitis declara: “la numismática se vuelve difícil desde antes de 1945, pero cuando logramos ingresar una pieza es algo maravilloso, es digno de celebrar, ahorita hemos ingresado como tres más, que son muy raras, rarísimas. Es un tema reducido, Nicaragua comenzó a tener papel moneda  en 1888 y es muy diversa, porque cada gobierno cambia  el estilo del billete y la moneda como no se guardaron se destruyeron muchas, las del comienzo es muy difícil encontrarlas”.

 

Tarifa: En los museos cuesta 5 dólares por persona, los únicos museos con aire acondicionado en Nicaragua. Para los nacionales 100 córdobas y para los estudiantes 60 córdobas.

 

Visitantes

Sobre las visitas a los museos, Ghitis maneja las estadísticas e informa: “ahorita estamos recibiendo alrededor de doce mil visitas al año, porque las llevamos contabilizadas. Cuando  comenzamos el primer año vinieron como trecientos. Se ha incrementado, en los últimos años hemos subido un diez por ciento. El extranjero nos visita mucho más, diría que el 70 por ciento de los visitantes nuestro son extranjeros y un 30 por ciento nacionales que vienen en las fechas que ya conocemos: Semana Santa, días patrios, fin de año… Los extranjeros tienen otro tipo de fecha, otras vacaciones por su clima y otras cosas”.

 

Cueva de los murciélagos

La entrada de la cueva de los murciélagos.

La finca El Ceibo fue productora de tabaco, uno de sus hornos alberga el museo arqueológico, cuenta con un subterráneo que entró en desuso; un enorme chilamate ocultó su entrada y con el tiempo fue una guarida de murciélagos encargados de polinizar el bosques, pues esta cueva de murciélagos es uno de los proyectos de Moisés… bajar las escaleras a oscura es terrorífico y su interior es de espanto, por el momento idea la museografía con lámparas de luces especiales para que no aleje a la bandada.

 

El mobiliario del restaurante es de madera; la ornamentación son piezas culturales de diferentes continentes.

A los museos

Moisés Guitis, ganador del premio Leonor Martínez de la Rocha por mejor proyecto museístico 2012, un experto en museo, por tal razón le pedimos sus recomendaciones a los museos y dijo:

“A todas las personas que trabajan en museos yo les hago ese llamado, que se mercadeen como un producto turístico, así como una playa, un hotel, un restaurante, un cine. Además de enseñarles a nuestros alumnos, debe mercadearse como un producto meramente turístico para que tengan ingresos, para poder hacer mejoras, más bonitas, pagar mucho más al personal, exhibir mejor las piezas, eso nos mejoraría; pero tenemos que cambiar nuestra mentalidad, no solamente ser aficionado a museo o museólogo, también debemos tener una mentalidad empresarial; en ese aspecto hay que ver el museo como una empresa, que tiene que ser autosostenible y rentable, y no solamente un lugar para exhibición de algo”.

Sobre los museos,  que son alrededor de cien, están coordinados por el Instituto Nicaragüense de Cultura (INC). Se reúnen para tratar de buscar soluciones en conjunto con el gobierno, como la problemática de los museos. ¿En estos congresos  has recomendado el tema turístico?, le preguntamos. Moisés desvela la estrategia  en estos términos: “no nos metemos en el rol de publicidad al turismo, o sea turismo es una carretera, museo otra carretera, pero museo debe encajarse en la carretera de turismo, no turismo en la de los  museos, somos nosotros los  que tenemos que encajar en la de turismo, así como están las playas, los hoteles, las montañas. En todo lo que conocemos de turismo, nadie menciona los museos porque nosotros  tenemos que ir y hacer la bulla, mirá aquí existimos, aquí estamos, vengan, ese ha sido siempre tema y creo que voy a terminar mis días diciendo eso siempre a los museólogos”.

Ghitis concluye con esta sentencia admirable: “el 40 por ciento de los turistas que ingresan les gusta los museos, la cultura; recordemos que Europa vive de eso, de los museos, solo ahí tenemos un claro ejemplo, Europa vive de los museos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s