Porfirio Uriarte: Barbero, sastre, historiador oral y político


Gloria Victoria Álvarez Zapata

La descripción de Porfirio Zacarías Uriarte Pérez: de hablar pausado, de temple, callado, pintoresco, moreno, de baja estatura y de buen parecer, amante y enamorado de su Nicaragua, cien por ciento nacionalista.

Nacido en San Jorge, departamento de Rivas, lugar conocido en los tiempos coloniales como Nicaragua. Hijo de José Santiago Uriarte Bello y de Ingermina Pérez Coronado. Su abuela materna, doña Marina Coronado era costarricense y habitaba en Filadelfia. De seis hermanos solamente él sobrevive.

Nació y creció en el mismo vecindario donde vive actualmente. Recuerda a sus vecinos los Peñas, eran músicos, José León, Salvador y Justo. Doña Leonila Cruz, don Daniel López, doña Cira Pérez.

A los nueve años sufrió de tétano y  fue atendido en el hospital San José, de Rivas,  por el doctor Eloy Zambrana de Diriomo, graduado en Francia, París.

Desempeño

De su padre aprendió el oficio de barbero y sus prácticas las realizaba con un guacal boca abajo para afinar el pulso. En sus ratos libres leía el  Nuevo Testamento, en una Biblia que existía en su casa; esa misma Biblia se encuentra actualmente en el púlpito de la Primera Iglesia Nazareno de Nicaragua, ubicada en San Jorge.

Por amor a una mujer aprende sastrería, de esto opina que no es un buen oficio, pues no queda nada por el trabajo que se realiza.  Intentó trabajar en otras ramas, pero no dio resultado.

Casado con doña Clementina Molina, también jorgina; viudo con cuatro hijos, dos varones y dos mujeres, y cuatro nietos.

Se desempeñó en su vida laboral como barbero y sastre. Les hizo corte de pelo a José Avellán, padre; Fernando Delgadillo Cole; Isabel Bermúdez (o cura Chabelo); a los curas Reyes, Bolaños, Paguaga; y a los pastores Haroldo, Espinoza, Carlos Cajina, Zelaya. Entre los empresarios recuerda como muy buen amigo a Henry Hueck, quien administró por años la Empresa de Riego de Rivas.

Colaborador histórico en la lucha por el derrocamiento del general Anastasio Somoza,  ha sido miembro de jurado en las actividades de la localidad, entre ellas la selección en las casas antiguas, y a finales del 2016 el gobierno local —Alcaldía— le otorgó un reconocimiento por su trayectoria como historiador.

Política

Recuerda en su niñez, en 1942, cuando cursaba sus primeros estudios, haber desfilado el 14 de septiembre con un fusil de madera, para lo cual fueron instruidos por guardias. La escuela era donde hoy es la oficina de Claro, en el pueblo. Los fusiles fueron elaborados por un señor de apellido Carmona, esposo o compañero de la señora Vicenta García, que  habitaba de donde es el Instituto José Dolores Rivera cuadra y media abajo. Los fusiles tenían un precio de seis córdobas. En su opinión, la intención quizás del general era emocionar a los niños para ingresar a las filas de la Guardia Nacional o (GN) Este evento marcó su vida y desde entonces se vuelve un antisomocista.

Siendo un joven de veintiún años, vota por primera vez por el candidato opositor Enoc Aguado (1946). Sin militar en ningún partido, por voluntad popular fue nombrado presidente de propaganda de una directiva que se forma en San Jorge, esto era liderado por Emiliano Chamorro Benard,  1949. Esto le permite caracterizar a la población de San Jorge, del Centro hasta  Obrajuelo, la mayoría era de tendencia liberal.

A los 20 años se identifica con los movimientos libertarios del mundo, no usa revolucionarios porque así se les llamaba. Le despierta  su interés por mantenerse informado con la radio Habana Cuba, aún conserva el folleto del 20 aniversario de la misma radio.  Le produce tristeza la explotación de los hermanos africanos  con los diamantes, esto lo realizan varios países.

Socialista

Simpatizante  y aspirante a formar parte del Partido Socialista, para esto participó en los años 70 en reuniones con líderes del mismo partido, tiempos difíciles, de muchos riesgos. Entre los camaradas, los compañeros que recuerda se encuentran: Carlos Lara y  Miguel Bejarano. Rememora el evento de la detención de cuarenta campesinos de Cantimplora, comarca de Ochomogo, por problemas de tierra o delimitación de terrenos con un terrateniente de apellido González. Entre los detenidos estaba Alberto Domínguez (expastor nazareno).

UDEL

En 1978, se integra a la Unión Democrática de Liberación (UDEL); el comandante de Rivas les prohibió hacer reunión en el cine González, cine Nicarao y en el Casino. Convocaba  a dicha reunión Ignacio Díaz, quien era un activista, aun siendo sus padres de tendencia liberal, era muy dinámico, murió en accidente en la Cruz de España.  El otro que convocaba era Carlos Lara, rivense casado con doña Enedina  Aragón, dueños de la Competencia. Recuerda haber asistido a una reunión efectuada en casa de José Jerez, en San Jorge, era dueño de las camisas Venus, estuvieron en la misma, Lolo Lozano, Nacho Díaz, Polo Díaz, la mayoría eran obreros, entonces se perfilaban grandes castillos en el aire, miraban la caída de Somoza, la conformación de un Estado de derecho, para todos-as, no querían dádivas, sino honestidad en la patria de Sandino y de Carlos. No nos sentíamos pordioseros porque aprendimos a trabajar desde niños.

Lucha popular

El inicio del ataque en San Carlos dio ánimo para seguir en la lucha y con más esperanza. El profesor Pedro Castillo jugó un papel importante en todo lo que se gestaba, aún recuerda la protesta por la muerte de Pedro Joaquín Chamorro y aún como si fuera hoy tiene grabado el grito de una mujer cuando pasaba por la Escuela Internacional de Agricultura (EIA) en un edificio de dos plantas, la cual desde arriba gritaba a todo pulmón: ¿quién mató a Sandino? los participantes contestaban: Somoza. Tiempos de decir basta ya, de incertidumbre, de desaparición, de violación, de tortura. La heroína de este grito es Esperanza Núñez, actual vicealcaldesa de Rivas.

Al igual que todos los nicaragüenses que decidieron entrar en la lucha antes del año 79,  pasó sus momentos de riesgos de peligro; Alesio Gutiérrez estuvo en San Jorge en casa de un conocido personaje y le encomendó al mismo y un hermano que vivía por el lado de Cárdenas, que le informaran de todo movimiento. La misma información se hizo circular entre los colaboradores, para fines de prevención. Su casa pasó a ser vigilada y a una camioneta por cierto tiempo se le ponchaba la llanta al pasar frente a su casa. Fue importante la participación de Gabriel Vargas en pasar las medidas y lineamientos, incluido el folleto de parte de Edén Pastora.

Franklin Montenegro (comandante Sagitario) lo contacta para que fuera a Rivas a la Policía y le cortara el pelo a él y a los guardias del Consejo Centroamericano de Defensa (Condeca), pero estos no querían cortarse el pelo. Al mismo Montenegro le reparó un pantalón y chaqueta, no sin antes explicarle, lo peligroso que era llevar el paquete de la ropa por aquello de las bombas.

Se peleaba contra Goliat, la espada de los colaboradores históricos era la Voluntad, la confianza de estar o contar con una Nicaragua libre de opresión, represión y de violación a los derechos de los hombres. Sospecha que Somoza temía aún a los somocistas.

Como anécdota recuerda que Napoleón García llevaba a dos colaboradores a Costa Rica, estos van vestidos de curas y un guardia les dice: “padre, le queda chinga la sotana”. Los guardias pedían la bendición para no morir por los ciento cincuenta pesos que ganaban.

A su edad, dice que pone fin a la participación política, por salud mental.

Ferrocarril

Recuerda el ferrocarril del Pacífico de Nicaragua, que cubría la ruta San Jorge-San Juan del Sur, fue cancelado en 1956. En San Juan del Sur una señora de apellido Zapata develó una fotografía de Somoza, en donde se apreciaba la terminal del tren. Desapareció el medio de transporte importante para los isleños, jorginos y sanjuaneños. Las huellas que quedan del ferrocarril son una base de concreto en donde se abastecía de agua a una caldera, ubicada en la calle del tren cerca del hotel Southern Nights y una caldera del taller del ferrocarril, ubicada contiguo a la oficina de Intur en la entrada al muelle.

Muelle de los Galarza

Existió en San Jorge, antes del muelle de madera, un muelle construido por una familia Galarza a tan solo 80 metros del muelle de madera, cuando las lanchas eran de vela. Tuvo San Jorge dos muelles, uno del Estado y otro de los hermanos Galarza, que eran comerciantes; este desapareció cuando ya estaba construido el muelle de madera.

El muelle de madera fue precioso y bien construido. Como huella queda la plataforma donde  atracan las lanchas de madera, se conserva el diseño de la parte baja del muelle, llamado chiquero, en donde se obtenían cangrejos. El actual fue construido en 1975, por personal nacional e ingenieros mexicanos; el mismo presenta frecuentes problemas de dragado.

Vapor viejo

Del vapor viejo, ubicado en las costas del Gran Lago, en el sector de Obrajuelo, su mamá siendo joven supo de su encallamiento. Desapareció al ser vendido como chatarra por pobladores de Obrajuelo, con la llegada del comercio de la chatarra.

Porfirio Zacarías Uriarte Pérez evalúa las piezas de la casa más antigua de San Jorge, conocida como Casa de Barro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s