Ante el decreto 15-2017


Por Ing. Frank Briceño Marenco

Con la derogación del decreto de “Sistemas de Evaluación Ambiental” o decreto 15-2017,  convierte al país  en presa fácil de empresas de inversión irresponsables, poco comprometidas con el equilibrio ecológico e irrespetuoso de ecosistemas sanos que vulneran fácilmente las leyes protectoras del medio ambiente.

Si no escuchamos hoy las protestas de voces ambientalistas, las sugerencias de científicos respetados como mi querido maestro, Dr. Jaime Incer Barquero, pronto vamos a escuchar el alarido de la naturaleza expresado en el azotar furioso de huracanes, el bramido de la tierra, en gigantescos terremotos o la muerte paulatina y silenciosa provocada por hambrunas y sequías.

Estamos a tiempo de revertir este decreto que, estoy seguro, no asesoraron correctamente al Ejecutivo y este lapsus puede ocasionar más  tarde que temprano. El paso de la factura de una naturaleza, que gime a causa de nuestros desmanes y atropellos, dizque en nombre del desarrollo, y la quimera de siglos de “para  salir de la pobreza”.

Mitigación

Derogan el decreto 15-2017 o sea el “Sistemas de Evaluación Ambiental”.

Es difícil no tomar mi pluma y dar mi opinión, como nicaragüense y profesional,  ante este decreto, cuando se han pronunciado juristas, ambientalistas, parlamentarios, pero sobre todo, mi insigne maestro Jaime Incer, donde han  manifestado sus puntos de vista ante semejante atropello a la naturaleza, cuando esta nos está cobrando las heridas que le hemos infringido, con huracanes, terremotos y grandes sequías en otras latitudes.

Los estudios de impacto ambiental (EIA) son los parámetros que se valoran y nos indican las medidas de mitigación a implementar para que los proyectos a ejecutarse no alteren las condiciones de los diferentes ecosistemas donde se desarrollan los mismos , ya sean explotaciones mineras a cielo abierto, explotaciones de bosques en todas sus formas de extracción, caminos de penetración primarios o carreteras, toda alteración de un hábitat natural debe llevar un estudio de impacto ambiental y sus medidas de mitigación, las cuales deben ser minuciosamente supervisadas para evitar las degradaciones y desastres a largo plazo.

Todo país medianamente civilizado donde hay carreras y profesionales medioambientales, ingenieros agrónomos, forestales, veterinarios, civiles, arquitectos y conexos, existen los requerimientos de protección para el medio ambiente en asociaciones gremiales, ambientalistas e institucionales.

Experiencias

Recuerdo cuando laboré en el Instituto de Desarrollo Rural en Somoto, existía una unidad de gestión ambiental que velaba por el cumplimiento de las medidas de mitigación en todos los proyectos a financiarse, ya fueran estos de capacitación, obras de infraestructura o reforestación; era una exigencia de los organismos multilaterales de financiamiento,  tales como el BID, la  C.E.E y la OPEP.

Como resultado quedaron proyectos de recuperación de fuentes de agua, cobertura vegetal y obras de drenaje en caminos primarios que hasta hoy sirven a las comunidades de Somoto, cabecera departamental de Madriz. Dejaron a las futuras generaciones ejemplos de que se puede desarrollar una zona y un país con proyectos ecoamigables.

Estudios ambientales son los criterios técnicos y las medidas de mitigación que se implementen a corto, mediano y largo plazo

Estudios de impacto ambiental

En estos momentos en que el ecosistema nicaragüense presenta un exagerado ritmo de degradación, no es conveniente renunciar como Estado a la exigencia, tutela y supervisión de los estudios de impacto ambiental para todos los proyectos que se instauren y desarrollen en el territorio nacional.

Estudios ambientales a conciencia donde prevalezcan criterios técnicos y medidas de mitigación que se implementen a corto, mediano y largo plazo. Estudios que deben exigirse a proyectos que cuesten desde 50.000.000 millones de dólares o menos, como Tumarín, hasta pequeños proyectos que alteren las condiciones mínimas de un hábitat sostenible, como minería a cielo abierto, caminos de penetración, extracción de madera, etc.

Señores gobernantes, ustedes tienen la palabra.

Un pensamiento en “Ante el decreto 15-2017

  1. En el interés de una correcta difusión del conocimiento científico, deseo referirme de manera puntual a la siguiente idea expresada en el escrito del ingeniero Briceño: “….semejante atropello a la naturaleza, cuando esta nos está cobrando las heridas que le hemos infringido (¿infligido?), con huracanes, terremotos….” señalándose erróneamente, como consecuencias del manejo inapropiado y degradación de los ecosistemas, a los huracanes y terremotos. Como es bien sabido, ambos son procesos consustanciales a la naturaleza climática y geofísica del planeta. En efecto, los huracanes cumplen la función de redistribuir y equilibrar la temperatura de los océanos y por ende del planeta entero y los terremotos permiten disipar la energía que se acumula por efecto de la subducción de las placas tectónicas que conforman la superficie terrestre o se originan por la activación de fallas locales debida a la actividad volcánica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s