Profesor Gilberto Barrios, poeta del Contraste


II Parte

Sergio Espinoza Hernández.

Gilberto Barrios nació en Rivas, Nicaragua, el 27 de enero de 1917 y muere el 18 de agosto de 1966. Fue profesor toda su vida, cargo que desempeñó en la  Escuela Graduada de Varones de San Jorge. Director de las Escuelas Graduadas de Varones en San Juan del Sur. Profesor de pedagogía y metodología general y especial en la sección Normal del Colegio de Señoritas La Concepción.

Coautor con Gilberto Barrios G. de Antología poética rivense. Tipografía Progreso. Managua, 1950.

Desempeñó funciones conexas con la docencia, fue inspector técnico de educación pública en los departamentos de Chontales, Madriz, Granada y Chinandega; inspector seccional de educación pública, inspector de zona del Ministerio de Educación Pública, director general de la Compañía Nacional de Alfabetización, inspector general de educación primaria, oficial mayor del Ministerio de Educación, director. Fue vocal del Consejo Técnico del Ministerio de Educación Pública (MEP). Desempeñó el cargo de experto adjunto de la Unesco en organización y administración escolar. Fue visitador del servicio de orientación del estudiante, adscrito al Consejo Técnico del MEP. Miembro del Consejo de Dirección de la prestigiosa revista “Educación”, órgano del MEP.

Barrios también estuvo activo y combativo en las organizaciones sindicales, fue el fundador y primer Secretario General del Sindicato de Maestros de Rivas, durante seis años consecutivos. Desempeñó el cargo de segundo secretario del IV Consejo Departamental de la Federación Sindical de Maestros de Nicaragua (FSMN), Boaco, julio de 1948. Fue electo como secretario del III Congreso de la FSMN en marzo de 1949. Presidente del X Consejo Departamental de la FSMN, en Rivas, septiembre de 1951; primer secretario del I Congreso Centroamericano de Maestros y el VI de la FSMN, en marzo de 1952. Coautor del anteproyecto del Código del Maestro, que la FSMN aprobó en el V Congreso, en marzo de 1951.

Barrios tuvo la oportunidad de representar al magisterio nacional en diferentes eventos en el exterior. Estuvo en Uruguay en la VIII Reunión de la Conferencia General de la ONU para la educación, la ciencia y la cultura de la Unesco, verificada en Montevideo, del 12 de noviembre al 11 de diciembre de 1954. En la ciudad de Guatemala viajó como consejero de la delegación de Nicaragua a la reunión de ministros de Educación de Centroamérica y Panamá, que se efectuó del 20 al 24 de junio de 1955. Estuvo en la India como delegado de Nicaragua en la IX reunión de la Conferencia General de la ONU para la educación, la ciencia y la cultura de la UNESCO, que se efectuó en la ciudad de Nueva Delhi, del 5 de noviembre al 5 de diciembre de 1956. Viajó a Michoacán, México, para participar del 12 al 14 de diciembre de 1961, como miembro de una comisión especial formada en cumplimiento de una resolución de XI reunión de la Conferencia General de la ONU (París, 1960) para la educación, la ciencia y la cultura de la Unesco.

Versos de abril y otros poemas

Socorro Hurtado de Barrios, Gilberto Barrios, su hija con su esposo, en España. Foto proporcionada por su nieta Cristina González Barrios.

El poemario de Gilberto Barrios titulado “Versos de abril y otros poemas” fue impreso en Editorial Hospicio, León, 1963. El breviario de 37 páginas está dedicado a su esposa, profesora Socorro Hurtado de Barrios;

es prologado por Jaime Pérez Alonso, quien dice: “Versos de abril está integrado por pequeños poemas de inspiración bucólica, que evocan la mística serenidad de la poesía china… que sumergen el pensamiento del lector en el reino maravilloso de los arquetipos eternos”.

De este poemario, uno de los más largos es “Arte poético”, lo comenta su prologuista: “el poeta proclama su fe en la inmortalidad moral y material del hombre. Su hambre de perennidad y de infinito va más allá de su convicción en la inmortalidad del alma”.

El autor escogió el título de su poemario, porque los 6 poemas fueron escritos en abril de 1963, desde semana de ramos hasta Semana Santa, son cortos, cada uno esta dedicado a una persona: Pablo Antonio Cuadra, Mario Cajina Vega, Guillermo Rothschuh Tablada, Elizabeth Barrios Hurtado, Ana Julia Barrios Navarro y José Santos Rivera.

Los otros poemas son nueve (9), escritos en diferentes períodos desde 1935 hasta 1957; el más largo de todos es “Centro América Lírica”, dedica cuatro estrofas a cada uno de los países: Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, fechado en San José, 1957.

14 poemas y 4 letras para himnos

Su opúsculo titulado “14 poemas y 4 letras para himnos” fue impreso en Editorial Nicaragüense, Managua 1963, dedicado a Pedro J. Quintanilla, consta de 23 páginas y es prologado por Manuel Eugarrios, quien en una de sus partes dice: “Con la presente obra, Barrios confirma su alta calidad artística. De sus versos trasciende una delicadeza y espontaneidad encantadora. Su poesía epigramática es certera en el concepto y exquisita en la exposición, permaneciendo  interrumpidamente original. Sus letras para himnos constituyen un canto sublime a los eternos valores de la patria”.

El nombre que le puso Barrios a su obra es más que evidente y explícito. Son 14 poemas escritos en Rivas, del 13 de junio de 1950 al 5 de enero de 1962. Las letras para himnos son para los maestros de Rivas, escritos el 5 de enero de 1949; a los maestros de Zelaya (Zona Sur), fechado el 11 de marzo de 1950; a los maestros de Estelí (19 marzo de 1950) y la letra para un himno “A Mongalo”, 29 de julio de 1951.

Tres almas

Esta publicación, “Tres almas”, no es un poemario, sino una especie de antología de sus discursos, en homenaje a tres personajes de los cuales dos son damas, a una amada y a otra admirada y un tercero al “caballero de la amistad”.

La primera alma es su mamá. El escrito fue titulado con el nombre “Ana Julia Barrios Navarro”, una semblanza de su laboriosa vida y ferviente catolicidad. Además de este texto fechado el 1 de enero de 1962, se publica el poema titulado “Mi madre murió en diciembre”, donde deja plasmada la fecha exacta de su muerte, el viernes 29 de 1961. El folleto salió a luz “a dos años y medio de la muerte de la madre del autor”.

La otra homenajeada es Engracia Chávez Martínez, por la “sobresaliente labor cultural… de la maestra por excelencia”. El escrito es una elocución pronunciada en presencia de los exalumnos y exalumnas del Colegio La Concepción  el 23 de agosto de 1958, la agasajada cumplía setenta años de vida. El segundo escrito es titulado “Mi adiós a Engracia Chávez Martínez”. Son palabras dictadas en su carácter de representante del Ministerio de Educación, frente a la tumba de la insigne profesora, fechada el 13 de mayo de 1960.

El otro homenajeado es al político liberal nacionalista Fernando Delgadillo Cole, titulado “Hasta luego, Fernando”, escrito tras su muerte, fechado el 4 de abril de 1962.

La edición de esta obra está dedicada a los parientes más cercanos de los homenajeados: a  Elizabeth Barrios Hurtado, nieta de doña Julia, a su hija; al doctor Antonio Valdés, sobrino de la niña Engracia; a doña Carmelita Viales de Delgadillo Cole, viuda de don Fernando, y al doctor Pedro J. Quintanilla Jarquín, “heredero político del gran líder desaparecido”, Fernando Delgadillo Cole.

El fascículo de 31 páginas se imprimió en Editorial Hospicio, de León, el 29 de junio de 1964. La edición cuenta de mil ejemplares, su carátula es en duotono, celeste y rojo, sobre papel cauché blanco de pureza, satinado a una cara. Se hace uso de fotografía; las ilustraciones son de los tres homenajeados.

El cuadernillo impreso inicia con un “Pórtico”, escrito por el Dr. Rafael Urtecho Sáenz, que hace de introducción a la obra, dice: “Bendita la hora en que Gilberto Barrios junta en “Tres Almas”, como un solo haz de sentimientos, el recuerdo de esos tres personajes tan íntimamente ligados a su vida. Metidos muy hondos dentro su corazón”. A manera de epílogo, Alejandro Martínez Talavera cierra el folleto dando muestras de admiración a la madre de Gilberto.

Evocación a Rivas

La última publicación que se conoce de Gilberto Barrios la tituló “Evocación a Rivas”, una prosa poética de recuerdo histórico sobre acontecimientos o personajes, se remonta a los instantes primogenios de la creación del istmo de Rivas, el surgimiento de los volcanes y la emersión de Ometepe, la formación de la estrecha faja de tierra entre el lago y el mar, las primeras migraciones y las primeras poblaciones de pipiles y nicaraguas que fundaron la nacionalidad, la llegada de los conquistadores españoles, el encuentro del talentoso cacique Nicaragua y su diálogo con Gil González, el período de opresión y la voz de fray Bartolomé de la Casas, la colonia hasta la formación de haciendas y el agrupamiento del valle y villa de Purísima Concepción de Rivas en 1720. Los movimientos precursores de la independencia de España en Rivas y Potosí en 1811. La Errección de la ciudad de Rivas en 1835. La guerra filibustera contra Walker, su primer revés en mano de jóvenes y la trascendencia de la acción heroica de 16 rivenses y la epopeya de Enmanuel Mongalo.

 

Los últimos temas que aborda en este poema épico están dedicados a resaltar los valores culturales, costumbres y personajes de las ciudades de San Jorge, Buenos Aires, Potosí, Belén y Rivas. Esta obra de 16 páginas fue impresa en Editorial Nicaragüense, el 31 de octubre de 1965, día de Cristo Rey, a los 442 años y 6 meses de la célebre entrevista entre el cacique Nicaragua y Gil González, se tiraron un millar en papel Europa y 150 ejemplares especiales.

Valoración

La poesía que Barrios hilvanò fue de conceptos que contrastan, pero también la vida que tejió fue contrastes,  al figurar unas veces como líder sindical en defensa del salario y la dignificación magisterial y otras como representante de los intereses de la patronal por ocupar cargos de confianza en la política de educación oficial. Como intelectual su pluma también contrastó la vida y personas que le inculcaron valores e incursionó en la poesía, himnos y ensayos. Fue uno de los impulsores del Día Nacional del Maestro, dedicado en honor al rivense Enmanuel Mongalo, héroe nacional destacado en la batalla de Rivas del 29 de junio de 1855. Fue un soñador, confió en la juventud y la voluntad divina en el engrandecimiento de la patria, de su Rivas natal y los pueblos de habla española.

Véase: Espinoza Hernández, Sergio. Profesor Gilberto Barrios, Poeta del Contraste I Parte. Revista Nicaraocalli. Edición 101. Junio. Julio 2009. Páginas 23 y 24.

 

 

 

Gilberto Barrios G. de Antología poética rivense.

https://wp.me/p3mOw7-ey

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s