Adagios, refranes o dichos vernáculos


Adolfo Morice Gallegos

 

Adagios

No se queja el buey y se queja la carreta.

No le abras la puerta a un desconocido.

No recibas nada de un extraño.

No hagas caso a todo lo que te dicen.

Nada es gratis en la vida.

Nada es para siempre.

El que siembra en tierra ajena hasta la semilla pierde.

Más vale prevenir que tener que lamentar.

El que fía y promete en deuda se mete.

 

Refranes

De tal palo tal astilla.

En el país de los ciegos, el que es tuerto es rey.

Del mismo cuero salen las coyundas.

No hay peor cuña que la del mismo palo.

El niño llorón y la china que lo pellizca.

En la boca del horno se quema el pan.

Aprovecha Macario que esto no es a diario.

Aquí no hay más tren que el quita, ni más jabón que el que echa espuma.

El que se aflije se afloja.

Zapatero a tus zapatos.

A la fuerza ni los zapatos entran.

En casa de herrero cuchillo de palo.

Unos a la bulla y otros a la cabuya.

Candil de la calle oscuridad de la casa.

De niño y de locos todos tenemos un poco.

No hay que confundir el cebo con la manteca.

En río revuelto ganancia de pescadores.

El que de amarillo se viste a su hermosura se atiene.

El que ajeno se viste en la calle lo desnudan.

El que con niños se acuesta, cagado amanece.

El que madruga come pechuga y el que tarda come albarda.

Donde no hay que dar, no hay que velar.

Toda escoba nueva barre bien.

El que no tiene de dinga lo tiene de mandinga.

Lo que no se va en lágrimas se va en suspiros.

Tanto nadar para morir en la orilla.

El que solo se ríe, de sus mañas se acuerda.

El frío sabe dónde se arrima.

Una vara no es desplome.

Dan darán dicen las campanas.

Más rápido cae el mentiroso que el cojo.

Al mal paso buena prisa.

El muerto al hoyo y el vivo al bollo.

Muerta la Hilaria no hay quien la llore.

Por su obra se conoce al artesano.

 

Con animales

No porque el zopilote caga blanco es albañil.

Adonde tela si no hay araña.

El chancho no da la manteca hasta que se muere.

Calma piojo que la noche es larga.

Hay que comerse la gallina ocultando las plumas.

De lagartija para arriba todo es cacería.

Gallo viejo da buen caldo.

Cría cuervos y te sacarán los ojos.

El que nació para tigre, desde chiquito es overo.

El que nació para zompopo desde chiquito es fundillón.

La mula no es arisca depende quien la conduzca .

Muerto el perro, se acabó la rabia.

A falta de un perro se montea con un gato.

Un garrobo asustado se mete en cualquier hoyo.

Garañón que no aguanta patadas, no es bueno para la manada.

Quiere al vecino pero cuida a tu chancho.

El que ha sido picado de culebra al ver un bejuco salta.

Hay veces que el pato nada, y hay veces que ni agua bebe.

Al que parece pato, anda con patos, camina con patos es que es pato.

Por las plumas se saca que es pájaro.

El caballo pequeño en subida se entume, en bajada se desentume y en el llano anda parejo.

No hay que creer que porque el sapo brinca es de hule.

Hay veces sale más caro el collar que el perro.

No hay porque el zopilote caga blanco sea albañil.

No se crea que porque  la culebra se enrolla esta sea de cuerda.

La más pequeña de las moscas irrita al león más feroz.

Arriero que vende mula, la que no patea recula.

No se queja el buey y se queja la carreta.

Es mejor comprar la carne libreada que la vaca entera.

El burro adelante para que no se espante.

Mío dijo el gato cuando ni la cola es de él.

Es mejor ser cabeza de ratón y no cola de león.

Un ranchero sin tierra, es como un jinete sin caballo.

 

Religiosos

Atenete al santo y no le reces.

Son muchos los diablos y poca el agua bendita.

Se dice el pecado y no el pecador.

Bien está San Pedro en Roma aunque no coma.

No hay que tocar a Dios con las manos sucias.

Lo que no se van a comer los moros, que se lo coman los cristianos.

Se arrodilló frente a un horno creyendo que era un altar.

La superstición trae mala suerte.

El matrimonio es un negocio que nadie estudia.

A quien Dios no le da hijos, el diablo le da sobrinos.

Tanto peca el que mata la vaca como el que amarra la pata.

Sobre el muerto las coronas.

Cuando la limosna es grande hasta el santo desconfía.

Lo que un diablo bota, un ángel lo recoge.

 

Con maíz

¿Quiere ver un indio tonto? Ponelo a repartir chicha.

El que quiera pinol, que recoja su maíz.

La tortilla para comerla hay que borrarle las dos caras si no así indigesta.

 

Mestizos

Indio comido puesto al camino.

Indio comido puesto al camino, indio sentado pierde el bocado.

 

Eróticos

Viendo la novia se enamora el pretendiente.

Está metido el tiempo en guaro, cama y mujer.

Es mejor morir del gusto y no de las ganas.

¿Quién te hace rico? Quien te mantiene el pico.

Tanto amor sin haberla parido.

Amor de lejos es de pendejos.

El peor castigo para un hombre bígamo es tener dos suegras.

No hay otro palo en que ahorcarse.

Un clavo saca otro clavo.

El amor no muere de hambre sino de indigestión.

El que se agacha mucho se le ven las posaderas.

Las frutas lozanas incitan las ganas.

La poca miel halaga y la mucha empalaga.

Dos hombres amados por la misma mujer son algo

así como parientes.

Se arrodilló frente a un horno creyendo que era un altar.

Un pensamiento en “Adagios, refranes o dichos vernáculos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s